20849 Hacienda Blvd
Calif. City CA 93505

Orden de Servicios

Martes - Oración Y Estudio 7:00 p.m.

Viernes - Estudio Biblico 7:15 p.m.

Domingo - Alabanza Y Adoración
3:00 p.m.







TEMÁTICA: LA PALABRA DE DIOS

Juan 15:7-8

INTRODUCCIÓN

En esta temática le daremos la relevancia en todo el sentido que se merece a la Palabra de Dios, y para ello estudiaremos las figuras que se relacionan con la Palabra en las escrituras y que nos muestran una faceta diferente del amor de Dios en cada una de ellas.


DESARROLLO

Para llegar a ser discípulos de Cristo es necesario someternos a la Palabra de Él y permanecer en ella, para darnos una mejor idea de qué significa permanecer describiremos algunos de los sinónimos de esta palabra: Juan 15:6-8 PERMANECER: Mantenerse, resistir, persistir, aguantar, conservarse, perseverar, seguir, continuar, durar, perpetuarse, eternizarse, afirmarse, insistir, establecerse, etc.
Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Juan 8:31-32


  1. LA PALABRA COMO SEMILLA Marcos 4:12-14

  2. LA PALABRA COMO LECHE ESPIRITUAL 1 Pedro 2:2-3 ; Hebreos 5:12

  3. LA PALABRA COMO LA VIDA Juan 8:51 ; Hechos 7:38

  4. LA PALABRA COMO LLUVIA Y NIEVE Isaías 55:10-11

  5. LA PALABRA COMO MIEL Salmo 119:103

  6. LA PALABRA COMO LAMPARA 2 Samuel 22:29

  7. LA PALABRA COMO LUMBRERA Salmo 119:130

  8. LA PALABRA COMO FUEGO Jeremías 5:14 ; Jeremías 23:29 ; Malaquías 3:1-2

  9. LA PALABRA COMO MARTILLO Jeremías 5:20 ; Jeremías 23:29

  10. LA PALABRA COMO ESPADA Efesios 6:17

  11. LA PALABRA ES VERDAD Salmo 119:160 ; 2 Timoteo 2:15

  12. LA PALABRA ES LIMPIA Proverbios 30:5 ; Juan 15:3

  13. LA PALABRA ES ETERNA 1 Pedro 1:25

  14. LA PALABRA ES AMOR 1 Juan 2:4-6

  15. LA PALABRA ES VIVA Y EFICAZ Hebreos 4:12

  16. LA PALABRA ES PERMANENTE 1 Juan 2:14

  17. LA PALABRA ES RECTA Salmo 33:4

CONCLUSIÓN

Al final de estos estudios estaremos en la posición de analizar nuestra vida y darnos cuenta que si no estamos permaneciendo en Cristo y en su palabra estamos muy lejos de la realidad de permanecer al reino de Dios. Recordemos que la palabra de Dios permanece para siempre y si esa palabra permanece en nosotros también nosotros tenemos promesa para permanecer para siempre. 1 Juan 1:2-5